Ventajas de la iluminación industrial con lámparas LED

Lamparas industriales

La iluminación industrial es un sistema que se implementa en bodegas, fábricas, plantas, almacenes y naves industriales con la finalidad de mejorar la visibilidad en este tipo de espacios donde el área es bastante extensa y las actividades que en ella se realizan requieren condiciones muy específicas para que se puedan llevar a cabo de manera adecuada.

Aunque parece ser un sistema eléctrico con el fin de iluminar como cualquier otro, en realidad requiere especificaciones muy precisas para evitar cualquier tipo de daño a la instalación eléctrica y satisfacer las necesidades de los usuarios. Y entre las particularidades menos favorecedoras de este tipo de sistemas está el hecho de consumir una cantidad de energía eléctrica mucho mayor a la de una instalación tradicional, ya sea doméstica, de oficina o de negocios pequeños, razón por la que contar con focos, bombillas o lámparas que ofrezcan un ahorro considerable de energía resulta una gran ventaja para los usuarios.

Precisamente por lo anterior es que las luminarias de tecnología LED se han convertido en los dispositivos preferidos por el sector industrial para iluminar estos grandes espacios con los que cuentan para la realización de varias de sus actividades más importantes, ya que se trata de lámparas que ofrecen una gran cantidad de beneficios a los usuarios, beneficios que a continuación se mencionan:

Ahorro. Los focos o lámparas LED consumen una cantidad bastante inferior de energía en comparación con las bombillas y reflectores tradicionales. Este porcentaje de ahorro puede alcanzar hasta el 80%, lo cual implica no solo ahorro de energía, sino un considerable ahorro económico que se puede confirmar al recibir la factura de luz. Todo esto a su vez implica que la inversión ofrece beneficios prácticamente inmediatos.

Durabilidad. La lámparas LED tienen una vida útil que puede alcanzar hasta 50,000 horas de uso, mientras las bombillas tradicionales no rebasan las 2,000 horas, lo cual es claramente una gran diferencia que se traduce en una larga durabilidad de cerca de 20 años de uso constante.

Cabe mencionar, que esta durabilidad no solo aplica para las lámparas y focos, sino para todo el sistema de iluminación industrial, incluyendo cables, drivers, sockets, entre otros, pues gracias al consumo menor de energía, el sistema tiene menos desgaste. También es necesario dejar en claro que una lámpara LED no se funde o deja de funcionar, en realidad, únicamente disminuye de forma progresiva su capacidad lumínica, por lo que en cierto punto es necesario reemplazar el dispositivo para poder tener un nivel adecuado de luz.

Ecología y salud. La tecnología LED emite luz monocromática y no genera luz ultravioleta ni infrarroja como sí lo hacen otros dispositivos, por lo tanto, su uso no implica riesgos para las personas que se exponen a esta luz. De igual forma, al emitir una muy baja cantidad de calor, si se toca por accidente o de manera intencional la bombilla o esta es expuesta a agua o bajas temperaturas, no se corre el riesgo de quemaduras, explosiones o algún otro inconveniente.

El hecho de emitir menos calor, también implica un beneficio medioambiental, ya que se reducen las emisiones de calor de las plantas y fábricas. Además, al consumir una menor cantidad de energía eléctrica, se reduce la quema de combustibles fósiles para la generación de electricidad y, en consecuencia, hay una menor emisión de gases contaminantes, especialmente de CO2.

Alta eficiencia. A pesar de consumir menos electricidad y emitir menos calor, la eficiencia al momento de iluminar de las lámparas y focos LED es más efectiva que la de las bombillas tradicionales. Esto se debe a la gran eficiencia energética de estos dispositivos, pues aunque consumen menos energía, esta se utiliza al máximo, por lo que la capacidad lumínica de un foco LED es suficiente para iluminar cualquier espacio.

Es menester mencionar también que lámparas LED están diseñadas de manera específica para dirigir la luz a un área específica, por lo que se puede contar con una excelente uniformidad lumínica ya que no se pierden haces de luz en zonas donde estos no se requieren, además de contar con una gran potencia para iluminar áreas con gran tamaño. Todo esto hace que las lámparas LED tengan un mayor rendimiento lumínico que otros dispositivos, rendimiento que puede superar hasta ocho veces el de cualquier otro tipo de lámpara.

Bajo costo de mantenimiento. Debido a su alta eficiencia, su gran durabilidad y su bajo consumo energético, los focos LED no requieren ser reemplazados de manera constante y el mantenimiento que la instalación eléctrica general requiere es mínimo, por lo que contar con un sistema de iluminación industrial basado en tecnología LED ofrece un ahorro considerable en lo que a mantenimiento se refiere.

Versatilidad. Derivado de su alta eficiencia lumínica, esta tecnología puede ser utilizada en cualquier tipo de lugar, espacio, industria o negocio, pues sus características hacen de estas luminarias los dispositivos ideales para sustituir cualquier otro sistema e iluminar de manera efectiva cualquier lugar sin importar condiciones climáticas, de espacio o requerimientos específicos del lugar.

Regulables. Hay instalaciones donde se requiere regular el nivel de luminosidad, dependiendo de la hora del día, la actividad a realizarse o las necesidades particulares del lugar, para lo cual se requiere el uso de reguladores como timers o sensores de movimiento, dispositivos que se pueden adaptar a la perfección a sistemas con tecnología LED sin inconvenientes.

Esto, además, puede resultar en un beneficio adicional, pues al mantener una luminosidad regulada, se ahorra todavía más energía eléctrica y se puede prolongar el tiempo de vida útil de las lámparas.

  1. Encendido inmediato. A diferencia de lo que sucedía hace muchos años cuando la tecnología LED requería tiempo para su encendido y punto máximo de luminosidad, en la actualidad, estos focos encienden de inmediato y ofrecen de forma instantánea su máxima potencia para iluminar, lo que hace de estos dispositivos la herramienta ideal para lugares donde se requiere luminosidad intensa inmediata.
  1. Resistencia térmica y mecánica. A diferencia de las bombillas tradicionales, los focos LED son dispositivos de estado sólido, lo que los dota de mayor resistencia a ciertos factores y variaciones como la vibración, la temperatura e incluso el contacto con otros elementos. Esta cualidad, es otra ventaja que garantiza iluminación continua y durabilidad.

La industria moderna requiere cada vez de dispositivos altamente eficientes, funcionales, resistentes y con una gran durabilidad, de manera que resulten en una inversión rentable. Los sistemas de iluminación industrial no son la excepción y es por ello que la tecnología LED se ha apoderado prácticamente por completo de este ámbito, pues los usuarios han notado que esta tecnología es la más eficiente, efectiva, durable y rentable que ofrece el mercado en la actualidad.

   Lo único que se requiere para garantizar poder gozar de estos beneficios es adquirir focos y lámparas LED de primera calidad, con garantía de funcionalidad y con las características ideales para su uso en la industria, lo cual únicamente se puede obtener con la empresa líder en este sector que es SUPRA Desarrollos Tecnológicos.

Contáctanos